fbpx

El riesgo de la grasa abdominal

Una de las cuestiones que más nos preocupa a los médicos es comprobar si existe un exceso de materia adiposa en el área abdominal.

Si habéis ido alguna vez a una consulta de un endocrino para abordar una dieta de adelgazamiento, habréis comprobado que una de las pruebas que habitualmente se hacen es la estimación del volumen de grasa y la identificación de las partes del cuerpo que acumulan mayor porcentaje de ella. Una de las cuestiones que más nos preocupa a los médicos es comprobar si existe un exceso de materia adiposa en el área abdominal.

Numerosos estudios confirman que aquellas personas que tienen una notable acumulación de grasa abdominal (si el perímetro de la cintura mide más de 102 cm en los varones y 88 cm en las mujeres) son candidatos a sufrir con más probabilidad enfermedades vasculares, diabetes y tasas elevadas de colesterol. La vida sedentaria que además llevan muchos individuos en nuestra sociedad influye en que los depósitos de grasa se concentren en esa zona del cuerpo.

Según datos recientes, el exceso de grasa abdominal afecta en España al 32% de los hombres y a un 40% de las mujeres. Se ha llamado especialmente la atención sobre el impacto negativo en el funcionamiento de los vasos sanguíneos, ya que la grasa impide un adecuado flujo de sangre entre las diferentes partes del cuerpo y, por tanto, indica un pobre comportamiento de las arterias.

En general, todas las personas que padecen sobrepeso tienen que plantearse reducir su desequilibrio corporal porque notarán de inmediato una mejora de su estado de salud. Pero aquellas que superen las medidas indicadas en el perímetro de la cintura han de tomárselo mucho más en serio, al menos hasta lograr que se reduzca de manera significativa el porcentaje de grasa abdominal.

Te animo a que tomes una cinta métrica y hagas la prueba en tu casa. Si tu cintura mide más de lo recomendado, ha llegado el momento de ponerte en manos de tu médico y comenzar una cura de adelgazamiento. Y, al mismo tiempo, abordar un programa de ejercicio sistemático y de cierta exigencia física para que los factores negativos se reviertan en el menor tiempo posible.

Está comprobado que el deporte, especialmente el de signo aeróbica, ayuda a lograr una disminución notable en los niveles de colesterol, los pliegues adiposos y la densidad grasa, aunque la alimentación no es menos importante

Call Now Button