fbpx
hiit ejercicio alta intensidad

Ejercicio moderado frente ejercicio de intervalos de alta intensidad a la hora de perder grasa

En el intento por convencer a las personas sedentarias de que necesitan practicar deporte con regularidad, se han popularizado las propuestas de ejercicios de intervalos de alta intensidad como una alternativa a prácticas deportivas más convencionales como caminar, correr, nadar o andar en bici.

En el intento por convencer a las personas sedentarias de que necesitan practicar deporte con regularidad, se han popularizado las propuestas de ejercicios de intervalos de alta intensidad (HIIT) como una alternativa a prácticas deportivas más convencionales como caminar, correr, nadar o andar en bici. La principal ventaja que se les otorga es que no requieren de tanta dedicación para alcanzar un similar estado de forma. Por tanto, se indica que con sesiones muy cortas, de pocos minutos, puede ser suficiente.

Sin embargo, este tipo de rutinas de entrenamiento pueden ser recomendables cuando las personas se encuentren en un buen estado de salud. Si padecen sobrepeso o presentan algún tipo de patología cardiovascular (o el riesgo de padecerla), no se debería recurrir a ellas alegremente por su elevada exigencia física. En general, si superamos los 35-40 años y llevamos tiempo sin hacer deporte, hemos de acudir al médico para que examine nuestra salud. Y en el caso de que optemos por los programas de alta intensidad, siempre tenemos que realizarlos con la adecuada supervisión profesional.

Si tenemos en cuenta la pérdida de grasa, ¿cuál de las dos opciones es la más efectiva? Hasta ahora, las investigaciones sobre los efectos del ejercicio de intervalos de alta intensidad han señalado que son beneficiosos para la mejora de la capacidad aeróbica, el nivel de glucosa en sangre o la presión arterial, entre otros factores, de una forma análoga a la actividad aeróbica convencional. De lo que no existían evidencias era sobre qué modalidad es la más eficaz para la pérdida de masa adiposa.

Una investigación reciente de especialistas de Brasil y Reino Unido publicada en el British Journal of Sports Medicine ha concluido que la eficacia es similar. Analizaron trabajos que medían la actividad y evolución física de unos mil individuos, de diferentes edades y sexos, y constataron que en ambos enfoques se consiguen buenos resultados en cuanto a la pérdida de grasa.

No obstante, los datos muestran que la alta intensidad es alrededor de un 25% más efectiva. Puede parecer un porcentaje relevante, pero solo en el caso de que hablemos de la desaparición de un gran volumen de grasa. Y para ello, la actividad, en cualquiera de las dos variantes, tiene que ser sostenida en el tiempo.

Por eso, los investigadores consideran que lo más destacable es que cualquiera de las dos estrategias pueden ser válidas, siempre que los interesados partan de condiciones adecuadas para realizarlas. Según la personalidad y el estilo de vida de cada uno, debemos elegir la que más nos encaje.

Call Now Button