Saltar al contenido.

Mejor agua que bebidas light

bebidas-light-en-la-dieta

Es bien conocida la polémica en torno al exceso de consumo de bebidas con azúcares, en forma de refrescos o supuestos zumos de frutas. Las autoridades de algunos países se plantean incrementar los impuestos a las empresas fabricantes o limitar su difusión en determinados espacios.

Habrá que ver si este tipo de medidas surten efecto, pero lo que sí parece claro es que las bebidas azucaradas tienen un papel importante en el incremento general del sobrepeso en la población.

Por otra parte, también comienzan a alzarse voces sobre los peligros de sustituir la ingesta de bebidas con azúcar por líquidos que contienen edulcorantes. Muchas personas con sobrepeso u obesidad recurren a ellas para seguir consumiendo productos dulces, pero que no contengan calorías.

Sin embargo, en la literatura científica cada vez encontramos más trabajos que sugieren que las bebidas light pueden seguir teniendo un efecto nocivo sobre el metabolismo porque podrían contribuir a mantener o incrementar la insulinorresistencia.

Es decir, pese a que contienen menos calorías, continúan lanzando mensajes al organismo sobre la necesidad de acumular grasa, puesto que el cuerpo termina respondiendo a los edulcorantes como si se tratara de nuevos azúcares. Recordemos que en la acumulación de grasa influye tanto el desequilibrio calórico (ingerir más calorías de las que consumes) como la mayor capacidad de resistir a la insulina y, por tanto, la tendencia a almacenar más o menos grasa.

Para apoyar esta tesis, que aún precisa de más investigación para confirmar los hallazgos de los diversos estudios, merece la pena mencionar un trabajo reciente sobre la materia, impulsado por expertos de la Universidad de Nottingham, en el que han examinado a más de 80 mujeres obesas con diabetes de tipo II (la que está relacionada con el sobrepeso, la edad y el sedentarismo).

Durante un seguimiento de 24 semanas, a una parte de ellas se les pidió que solo tomaran agua, mientras que a un segundo grupo se le permitió tomar bebidas light, dentro de un programa de adelgazamiento. Al finalizar el período, las que solo ingirieron agua habían perdido más peso y descendido en mayor medida los niveles de insulina y de glucosa. En otros parámetros, como el descenso en la proporción de grasa o en el diámetro de la cintura la pérdida fue similar.

consumo-de-agua-frente-a-bebidas-sin-azucar

El descenso de peso fue mayor entre las personas que solo consumieron agua

Por ahora, y a falta de más trabajos concluyentes, creo que es importante tomar estas conclusiones como tendencia y seguir el consejo de tomar solo agua en la medida en que nos sentimos capaces de adoptar hábitos nutricionales estrictos. El consumo de bebidas con edulcorantes puede ser considerado como un mal menor, al menos en la primera etapa del adelgazamiento. Pero según avanzamos en nuestro cambio total de hábitos de vida, parece muy oportuno apostar por la exclusiva ingesta de agua frente a otro tipo de líquidos, salvo en ocasiones muy puntuales.

Y desde luego, si tenemos antecedentes de diabetes en nuestra familia, quizá sea necesario adoptar la costumbre de solo agua cuanto antes.

A %d blogueros les gusta esto: