Saltar al contenido.

El ejercicio moderado puede contribuir a reducir el riesgo de padecer hasta 13 tipos de cáncer

El deporte ayuda a prevenir el cáncer

Cuando hacemos ejercicio moderado de forma regular, más allá de beneficios médicos, siempre alcanzamos un mayor bienestar. Nos sentimos más ágiles, activos, serenos, jóvenes.Pero además, la investigación científica nos demuestra cada día que el deporte tiene efectos muy saludables, fundamentalmente en torno a la prevención de enfermedades. Las personas viven mucho más, y patologías que se manifiestan durante la edad madura parecen tener muy distinta evolución según los hábitos de vida que hayamos llevado.

La hipótesis general es que la actividad física ayuda a evitar el padecer determinadas dolencias. Es decir, junto a la predisposición genética y las condiciones ambientales, el historial deportivo de cada uno de nosotros puede ser otro factor que contribuye a explicar por qué sufrimos o no una enfermedad tardía, como por ejemplo, muchos tipos de cáncer.

De hecho, un trabajo reciente publicado en una de las revistas de la Asociación Médica Americana señala que tras haber estudiado la información médica de casi un millón y medio de personas y, en concreto, su actividad física, los investigadores han constatado que el deporte moderado puede ser decisivo a la hora de evitar hasta 13 tipos de cáncer.

Esta afirmación, que todavía se mueve en el plano de la evidencia probable, pero no concluyente por completo, se sostiene además para el caso de las personas con sobrepeso y obesidad. Tales individuos también reducen sus posibilidades de desarrollar tumores malignos si practican ejercicio regularmente, a pesar de que el exceso de peso les predispone a determinadas patologías.

El estudio de los hábitos deportivos de este amplísimo grupo de personas ha apuntado a que los varones y mujeres activos, aunque sea de forma muy moderada, tienen un riesgo significativamente menor de padecer cáncer que los sedentarios.

Así lo han comprobado en los casos de cáncer de mama, pulmón, colon, hígado, esófago, riñon, estómago, cabeza y cuello, útero, recto, vegiga y en la sangre. Y cuanto más intenso es el ejercicio, más disminuye el riesgo

Al mismo tiempo, también se ha detectado que las personas muy deportistas pueden ser más proclives a sufrir un melanoma, en muchos casos por hacer deporte al aire libre y exponerse más al sol.

¿Por qué es positivo el ejercicio? Los investigadores señalan que al hacer deporte mejoran parámetros de salud como los niveles de hormonas, el balance energético, la inflamación o la digestión, lo que en conjunto favorece la resistencia de los órganos frente a agentes externos o la propia degeneración.

Cada vez hay menos excusas. Hoy es un buen día para empezar.

A %d blogueros les gusta esto: