Saltar al contenido.

¿Vas a comenzar una dieta? Algunos consejos previos (y II)

Comenzar una dieta Pedro Voltas Jurado

Una vez elegida la época adecuada y solicitada la ayuda necesaria a las personas cercanas, hay que prepararse para empezar. Si acudes al especialista para que dirija tu ofensiva contra el ejército de la grasa, pactaréis una fecha de comienzo y los sucesivos hitos de seguimiento. Si empiezas por tu cuenta, sé consciente de que tienes por delante un ciclo de varios meses, con distintas etapas y niveles de exigencia, en el que la clave está en resistir y llegar al final, aunque sufras recaídas. Asimismo, conviene que adoptes algunas medidas adicionales.

Deshazte de todos aquellos alimentos tentadores

Es cierto que no vivimos solos y que no podemos poner a dieta a toda la familia. ¿O sí? Quizá es el momento oportuno para empujar a nuestra pareja o llevar a nuestros hijos hacia un modelo nutritivo mucho más saludable. En todo caso, cuantos menos alimentos prohibidos haya en nuestra casa, mejor.

Evita ocuparte de la cesta de la compra

Si alguien de tu familia puede comprar los alimentos, mejor que mejor. El festival de sensaciones que nos ofrece un supermercado no es la visita más adecuada para quien está a dieta, en especial después de los primeros diez días, en que ya hemos empezado a percibir los efectos de nuestro esfuerzo.

Trata de llevar una vida lo más ordenada posible

Por supuesto, en lo que se refiere al ciclo de las cinco comidas, pero también a los períodos de ejercicio y, sobre todo, descanso. Duerme un mínimo de siete horas seguidas porque mientras duermes, tu cuerpo adelgaza. Y procura que pasen dos horas después de la cena y antes de acostarte. Por el contrario, desayuna en cuanto te levantes. Necesitas activar tu metabolismo lo más pronto posible para que consuma el máximo de energía.

Reduce al mínimo las ocasiones especiales

Fiestas, cenas de amigos, cumpleaños, celebraciones… En nuestra cultura siempre hay algún motivo para reunirse en torno a una mesa y comer y beber en exceso. En tales circunstancias es muy complicado llevar el régimen, porque no te apetece contárselo a todo el mundo, no quieres desairar a los anfitriones o tus acompañantes te van a animar a hacer un alto en el camino. El riesgo para tu salud siempre es un argumento de más peso que muchas de estas convocatorias. Pero si no puedes evitarlas, tendrás que saber jugar con las combinaciones de alimentos para salir airoso del reto. Y evidentemente, renunciarás al alcohol, al pan y a los postres, los tres formidables enemigos que arruinarán tu ofensiva. Creo que debo ser claro en estos términos.

Opta por una actividad física moderada

Si tu sobrepeso es superior a diez kilos, te recomiendo que optes en la primera etapa por una actividad física moderada, en la que no sufra tu corazón, tus músculos ni tus articulaciones. Caminar, nadar o rodar en la bicicleta estática son los ejercicios adecuados para las primeras fases, bajo una frecuencia cardíaca media (alrededor de 110 pulsaciones por minuto) y durante un tiempo mínimo (90 minutos caminando, 30 minutos de natación y 60 minutos en bicicleta). Es necesario que esta actividad la hagas todos los días.

¡Ya solo queda empezar!

A %d blogueros les gusta esto: