Saltar al contenido.

Hacer ejercicio en la edad madura también puede tener beneficios mentales

senior fitness

Ya está generalmente aceptado que mantener una cierta actividad física durante la edad madura ayuda mantener el bienestar y puede influir en la longevidad de las personas.

Pero ahora los científicos también se plantean si el ejercicio puede incluir también beneficios mentales. El aumento de la esperanza de vida ha contribuido a incrementar los casos de enfermedades degenerativas relacionadas con el cerebro, lo que preocupa mucho a la comunidad médica.

Por ello, además de investigar sobre distintas terapias para neutralizar o retrasar tales patologías, se analiza el potencial de la actividad física desde una óptica preventiva. ¿Puede contribuir el deporte a mejorar las facultades cognitivas de las personas?

Esa pregunta se la han formulado los investigadores del Centro de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Kansas y han tratado de responderla mediante un experimento científico.

Eligieron a un centenar de personas sedentarias  mayores de 65 años, edad en la que comienzan a ser patentes los fallos de la memoria y otros defectos cognitivos, y las sometieron por grupos a diversos programas de ejercicio físico, que oscilaban entre los 75 y los 225 minutos semales. Una parte de ellos continuó con su inactividad. Antes de empezar, todos fueron objeto de análisis de su estado físico y mental.

Tras 26 semanas de trabajo, los voluntarios se sometieron de nuevo a las pruebas de evaluación. Los investigadores descubrieron que los que habían seguido una rutina deportiva no solo habían mejorado su forma física (algo esperable), sino que también se advertían ciertas mejoras en sus facultades mentales.

En ese sentido, el estudio apunta a que parece ser que el ejercicio también es saludable para nuestro cerebro. Lo que no consiguieron determinar es si cuanto más deporte se practica, más se dinamiza la mente. Así como las diferencias de estado físico son grandes cuanto más deporte se practica, parece que la actividad mental no mejora en la misma proporción. Hay que contar también con que las personas pueden cultivar su intelecto al margen del ejercicio.

En todo caso, queda claro que el deporte puede ser un factor relevante en el bienestar integral de las personas mayores, no solo en su dimensión atlética. Una razón más para empezar a correr aunque se tengan setenta años. Recordad el caso de Olga Kotelko.

A %d blogueros les gusta esto: