Saltar al contenido.

Un poco de ejercicio, mucho beneficio

un poco de ejercicio mucho beneficio pedro voltas

En varias ocasiones hemos hablado aquí de los peligros de llevar una vida muy sedentaria. A menudo hacemos mucho énfasis en la alimentación, pero la falta de actividad física es tanto o más nociva que un régimen desordenado.

Siempre decimos a nuestros pacientes: somos lo que comemos y lo que nos movemos. Al igual que la vida moderna pone a nuestro alcance mil y un productos apetitosos y dudosamente saludables, nos ofrece innumerables oportunidades para vivir bajo la ley del mínimo esfuerzo: coches, ascensores, mullidos sillones y hasta las sillas de trabajo que nos esclavizan delante del ordenador van en contra de nuestra salud.

Con todo ello, mucha gente, sin casi darse cuenta, reduce su actividad física a niveles de bajo cero, con un movimiento diario de menos de mil pasos, hecho que constituye un verdadero atentado contra su bienestar. En el ámbito científico se publican evidencias constantes de este despropósito, que explica que aun habiendo reducido de media la ingesta de calorías con respecto a hace unas décadas, seguimos ganando peso.

La paradoja se explica asimismo por la escasa calidad nutricional de lo que consumimos (algo que en sí es también contradictorio, porque ahora podemos acceder a una mayor variedad de alimentos), pero sobre todo, tiene que ver con el descenso alarmante del tiempo dedicado al ejercicio. De hecho, una reciente investigación realizada a nivel europeo apunta la hipótesis de que el sedentarismo causa el doble de fallecimientos al año que la propia obesidad, casi 700.000 frente a 350.000.

En el estudio se plantea que solo con conseguir que la mayoría de los ciudadanos incrementen ligeramente su actividad física, apenas veinte minutos de paso rápido, se logrará mejorar su salud y esperanza de vida. Además, tendrá efectos positivos sobre el sistema de salud pública, que con el aumento de la población mayor de cincuenta años tiene que dedicar cada vez más recursos a curar enfermedades. Dolencias que en no pocos casos son consecuencia de una mala gestión personal de la salud. Aquí, como en otros aspectos de la sociedad, también hay una cuota importante de responsabilidad personal.

Veinte minutos. Poca cosa y, sin embargo, muy positiva. De todos modos, considero que aunque la recomendación sea válida en términos generales, a nivel individual no nos podemos conformar con una actividad física tan miserable. Está plenamente demostrado que realizar deporte con cierto nivel de compromiso  exigencia es mucho más saludable aún. Si nuestro organismo es capaz de correr y no solo de andar, de montar en bicicleta además de pasear, no nos quedemos en el primer escalón.

La experiencia de personas ancianas practicando disciplinas deportivas de competición sin disfrutar de una naturaleza especialmente privilegiada, nos indica que lo que impera entre muchos adultos es una conducta complaciente y una batería de excusas. Si te sientes identificado, no esperes más y levántate del sillón.

A %d blogueros les gusta esto: