Saltar al contenido.

No superes los límites cardíacos del ejercicio moderado

Para la mayoría de la personas, la práctica del ejercicio moderado es suficiente para llevar una vida saludable, acompañada de una nutrición equilibrada. ¿Pero sabes qué entendemos por ejercicio moderado? Al igual que hemos de conocer unas pautas básicas de alimentación, en la práctica deportiva también ha de ser así.

De forma sencilla, podemos dividir la práctica deportiva en tres niveles: suave, moderado e intenso. En el primer nivel, debemos movernos entre el 50 y el 63 por ciento de nuestra capacidad cardíaca. En el segundo, entre el 64 y el 76 por ciento. Y en el tercero, entre el 77 y el 93 por ciento. Para pasar al tercer nivel de forma habitual ya es necesario que desarrollemos una actividad física bajo un estado de forma excelente, puesto que de lo contrario, aumenta mucho el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. Os sorprenderíais de los numerosos casos de dolencias cardíacas que se producen por no respetar estos principios.

Y es que si queremos hacer deporte y disfrutar de ello, lo recomendable es no superar el umbral del 75 por ciento de la capacidad cardíaca. Soy consciente de que en el deporte siempre es bueno seguir una progresión que nos lleva a exigirnos un poco más cada vez, en la medida en que nos encontremos más fuertes y con la premisa de no caer en el sobreentrenamiento.

La cuestión es que si vamos a pasar a un programa intenso, debemos estar a la altura, no solo en el apartado físico, sino también en otros apartados. Y aquí me refiero sobre todo a la formación que debemos tener para saber si podemos abordarlo.

Lo comento porque en una investigación realizada por expertos de la Universidad de Toronto ha concluido que una gran mayoría de los ciudadanos confunde el nivel moderado con el intenso. Su estudio se basa en la consulta a 129 personas adultas de vida sedentaria que se proponían comenzar una actividad deportiva regular.

Así como casi la totalidad de ellos tenían claro el límite del ejercicio suave, alrededor del 75 por ciento fracasaban al fijar en la práctica la máxima frecuencia cardíaca en el nivel moderado. Cuando se les pedía que trabajaran bajo la pauta moderada, buena parte de ellos excedían la frecuencia cardíaca recomendada y se situaban en el nivel intenso.

Esta ignorancia puede tener peligrosas consecuencias porque habitualmente se produce en individuos que retoman el deporte después de un largo período de inactividad. Tenlo en cuenta si te encuentras en esa situación. Cuanto más exigente sea tu entrenamiento, mayor control médico debes llevar sobre tu organismo y más conocimiento experto has de atesorar.

A %d blogueros les gusta esto: