Saltar al contenido.

La obesidad aumenta el riesgo de sufrir enfermedades infecciosas

imagen de un virus

Ha caído en mis manos un artículo muy interesante publicado por unos investigadores finlandeses en el que se plantea otra consecuencia muy grave de la obesidad, el incremento de las probabilidades de padecer enfermedades infecciosas. Como estado anormal de nuestro organismo, la obesidad debilita nuestra inmunidad y abre la puerta al ataque de los virus, lo que agrava los propios daños internos causados por el exceso de grasa. Una nueva vuelta de tuerca que nos tiene que llevar a romper con el sobrepeso.

El trabajo, titulado Obesity and the risk and outcome of infection, señala que la posible relación entre obesidad e infecciones se ha hecho más patente a raíz de la pandemia de Gripe A que el mundo sufrió hace unos años. El análisis de la evolución de la enfermedad mostró que el sobrepeso era un factor determinante en la evolución de la dolencia y en el incremento de la mortalidad, de acuerdo con los datos obtenidos en distintos países. Este hecho ha impulsado a estudiar la influencia que el exceso de peso puede tener en otras enfermedades infecciosas, y aunque los resultados no sean todavía tan concluyentes como en el caso de la gripe, los autores sí identifican varias patologías de origen vírico o bacteriano en las que la acumulación de grasa corporal agrava el cuadro médico de los pacientes.

En general, la obesidad contribuye a debilitar el sistema inmunitario. Entre otros efectos, rompe el equilibrio entre las células adiposas y otras células, favorece la entrada de los agresores del entorno y dificulta la recuperación. Por ello, puede incrementar los efectos adversos cuando el organismo se encuentra en circunstancias desfavorables, como en una hospitalización tras una intervención quirúrgica. Además de la gripe, el estudio señala que hay varias enfermedades en las que ya parece evidente la influencia negativa del exceso de peso. Por ejemplo, las infecciones urinarias, la periodontitis (enfermedad de las encías que causa la pérdida de tejido y de hueso) y la pancreatitis aguda. En esta última, la obesidad puede agravar algunas de las complicaciones, como infecciones del páncreas o la propia necrosis (muerte celular) del órgano. Asimismo, como ya es bien conocido, el sobrepeso afecta negativamente a la celulitis y a las enfermedades de la piel.

La investigación no ha podido avanzar por falta de datos históricos sobre el grado el IMC (Índice de Masa Corporal) de los individuos que padecen los distintos tipos de enfermedades infecciosas. En la medida en que esta información se añada a los historiales, se podrá llegar a conclusiones más definitivas. Pero las pistas son ya lo bastante elocuentes como para alertar una y otra vez sobre los peligros de la obesidad.

A %d blogueros les gusta esto: