Saltar al contenido.

La obesidad es una enfermedad

american medical associationTarde o temprano tenía que llegar. Me refiero a la declaración formal por parte de un colectivo médico. En este caso, la American Medical Association, que representa a los profesionales médicos de Estados Unidos, ha decidido definir oficialmente la obesidad como una enfermedad en su última reunión anual de la semana pasada. Hasta ahora, aunque a título individual muchos profesionales de la medicina consideramos que quienes tienen exceso de sobrepeso padecen una dolencia grave, no ha habido manifestaciones oficiales en ese sentido. Sin embargo, la extensión de la pandemia en todos los países, en todas las clases sociales y en todos los segmentos de edad (con la mayor preocupación sobre la población infantil), ha llevado a esta declaración oficial, Todavía necesita contar con el reconocimiento legal de las autoridades sanitarias, algo que no tardará en llegar por la influencia de esta corporación médica en la política sanitaria de Estados Unidos y, en general, en el resto del mundo.

La declaración tiene muchas implicaciones. Por una parte, ayudará a tomar conciencia del problema e impulsará la investigación y los tratamientos. Asimismo, contribuirá a redoblar los esfuerzos educativos y preventivos para convencer a los ciudadanos que tienen que luchar activamente contra el sobrepeso. Dejaremos de hablar de riesgo, problema, amenaza, y daremos a la obesidad y a sus enfermedades asociadas la importancia que se merecen. Por otra parte, lo que no es menos relevante, dejará de asociarse en exclusiva esta dolencia al inadecuado estilo de vida de quienes padecen sobrepeso. Obvia decir que es un factor fundamental, pero a todos nos interesa mucho que se estudien con más intensidad las raíces fisiológicas y psíquicas del exceso de peso, así como la relaciones directas de la obesidad con enfermedades graves como el síndrome metábolico (diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, aumento del colesterol) o distintos tipos de cáncer.

Y en el plano personal, esta declaración formal también tiene que hacernos reflexionar. Cuando el colectivo médico ha llegado a esta conclusión, lo ha hecho por los miles de diagnósticos e investigaciones que apuntan a esta realidad. Tenemos que tomárnoslo muy en serio. Si sufrimos el problema del sobrepeso, hemos de adoptar medidas para erradicarlo con la ayuda de nuestro médico. Si tenemos personas en nuestra familia o entorno social que lo padecen, tenemos que ayudarles a que mejoren su dieta y actividad física. Y desde luego, si tenemos hijos, bajo ningún concepto podemos permitir que tengan sobrepeso. Al igual que les educamos en otras facetas de la vida, tenemos la responsabilidad de formarles en conocimientos y hábitos nutricionales y en el mantenimiento de una actividad física regular.

A %d blogueros les gusta esto: