Saltar al contenido.

Ejercicios para ellas: cómo modelar el cuerpo femenino sin aumentar la masa muscular (III)

pesas3

En la entrada anterior hablaba de la eficacia de aplicar el principio de resistencia negativa para fortalecer los músculos en una progresión mucho más rápida que los movimientos tradicionales. Por ejemplo, si utilizamos este método para los ejercicios de piernas, comprobaremos rápidamente su efecto positivo. En este caso,  se trata de realizar la fase de subida con las dos piernas y la de bajada con solo una de ellas. En cada serie alternaremos la pierna de bajada. Con ello haremos que el movimiento negativo no solo saque partido de un descenso más lento, sino que además estaremos duplicando la carga.

Otra variante muy recomendable de este principio es lo que llamamos negativas forzadas. Para llevarlo a cabo, necesitamos practicar el entrenamiento en pareja. Así, cuando ejecutamos el movimiento de descenso, nuestro compañero/a empujará las pesas hacia para aumentar la carga negativa y nos obligará a ejercer una resistencia mayor. No obstante, esta fuerza añadida debe realizarse con mucha suavidad si queremos evitar lesiones en músculos, tendones o articulaciones debido a una presión repentina y excesiva.

Las negativas forzadas son más fáciles de practicar con máquinas y poleas que con cargas libres (pesas y mancuernas). De todos modos, solo las recomiendo para aquellas mujeres que se encuentran en fases de entrenamiento avanzado (dos o tres años de trabajo continuado) y que tengan el objetivo de desarrollar su musculatura en un  estadio superior. Ten en cuenta que con estos ejercicios buscamos proporcionar un trabajo añadido e inesperado a la musculatura, lo que obliga a nuestro organismo a mejorar con más rapidez. No obstante, hay que definir muy bien los ejercicios y las cargas para que el objetivo no sea aumentar el volumen, sino tonificar, esculpir, modelar y marcar los puntos de unión de los grupos musculares. En definitiva, sacar partido a la belleza que esconde el cuerpo humano.

En la próxima entrega os indicaré algunos ejercicios para aplicar el principio de la resistencia negativa.

A %d blogueros les gusta esto: