Saltar al contenido.

Ejercicios para ellas: cómo modelar el cuerpo femenino sin aumentar la masa muscular (I)

Modelar cuerpo de mujer I

Una de las preocupaciones de muchas mujeres cuando empiezan a trabajar su cuerpo en el gimnasio es la de que aumente en exceso su masa muscular. La mayoría quiere modelar su cuerpo, pero tiene miedo de mostrar “rasgos masculinos” en su musculatura. Esto no debe ocurrir nunca cuando se lleva el programa de ejercicios adecuado, en el que siempre hay que tener en cuenta dos factores:

  • El cuerpo femenino es distinto del masculino. Los ejercicios tienen que respetar su estructura ósea y muscular. Parece una obviedad, pero os aseguro que he visto a muchas mujeres seguir programas de entrenamiento que nada tenían que ver con su condición femenina.
  • Cada persona es única. Todos presentamos diferencias de altura, de volumen o de densidad ósea. El plan de ejercicios debe estar diseñado para el cuerpo de cada mujer, más allá de que por decisión personal se opte por trabajar más una parte porque queremos potenciarla.

No obstante, en todo programa de trabajo tienen que perseguirse siempre varios objetivos, que contribuyen a una mejora funcional y estética del cuerpo femenino. Entre otros, podemos citar el aumento de la elasticidad, el incremento de la flexibilidad, y la mejora de la fuerza y la resistencia. En el plano estético, buscaremos tonificar el aspecto físico y modelar las distintas partes de la anatomía. Para alcanzar estas metas, podemos trabajar en el gimnasio con cargas. Es el caso del uso de sistemas de peso libre (como mancuernas o barras de levantamiento), la utilización de máquinas tipo nautilus o la aplicación de máquinas universales y sistemas de poleas.

Otro de los planteamientos, al que vamos a dedicar varias entregas del blog, es el de diseñar un plan de ejercicios en los que no se utilice apenas carga, precisamente con el propósito de no hacer crecer demasiado la masa muscular y, al mismo tiempo, estimular al máximo la actividad de los músculos. En este tipo de ejercicios debemos tener en cuenta tres principios básicos de entrenamiento, que explicaré próximamente. Si se aplican con rigor en un programa que requiere un esfuerzo relativamente pequeño, lograremos cambios visibles en el plazo de unas cuatro semanas. Los apunto:

  • Principio de contracción máxima
  • Principio de las negativas
  • Principio de tensión continua.

En las próximas semanas os explicaremos con detalle cómo llevar a cabo el entrenamiento. Estad atentas al blog.

A %d blogueros les gusta esto: