Saltar al contenido.

Un poco de piña contra los excesos en la comida

pineapple

Ya han pasado los días más pantagruélicos de la temporada, las Navidades con sus infinitas y comidas y cenas. Habrá quien desde los primeros días de enero se habrá puesto a dieta, pero durante el invierno, hasta que no pase la Semana Santa y llegue la famosa operación bikini, todavía tendremos muchas ocasiones de celebrar banquetes. La verdad es que en nuestra cultura no es difícil encontrar una excusa para festejar comiendo.Por eso, siempre es recomendable contar con tácticas adecuadas para mitigar los efectos de las comilonas, más allá de que siempre recomendemos moderación. Imaginemos que celebramos una comida familiar en uno de esos domingos fríos de enero que invitan disfrutar de una buena sobremesa al calor del hogar. Nuestro anfitrión nos ha preparado un menú suculento y denso, compuesto de alubias rojas con sus sacramentos, cordero al chilindrón y un dulcísimo postre de tocino de cielo. Seguramente, antes de sentarnos habremos disfrutado de un aperitivo en el que no habrá faltado una croqueta o un pimiento frito.

Es difícil negarse a los manjares, y más si nos han invitado pero, ¿podemos contrarrestar de alguna manera el efecto de este evidente exceso en nuestro balance nutricional? Sí, podemos. Basta un sencillo truco. Por ejemplo, sustituyamos el postre (si no todo, conformémonos con una ración bien pequeña que nos permita hacer los honores al cocinero) por unas rodajas de piña fresca.

¿Por qué la piña? Porque esta fruta es muy rica en una sustancia llamada bromelanina, que se caracteriza por favorecer la disolución de las grasas y las proteínas en el proceso digestivo. Nos ayudará a eliminar una parte del exceso de comida que hemos ingerido. Además, se trata de una fruta menos rica en fructosa y con un importante aporte de fibra. Eso sí, tiene que ser piña natural y recién cortada. No nos vale con la piña en almíbar porque  tiene menos propiedades digestivas e incluye una mayor proporción de azúcares.

Apunta bien este consejo. Tu peso y tu salud te lo agradecerán.

A %d blogueros les gusta esto: