Saltar al contenido.

No te engañes, el exceso de peso es malo para la salud

Comenzar una dieta

A veces tenemos la tentación de pensar que unos kilos de más no hacen daño a nadie. Incluso, en ocasiones se publican algunos estudios muy discutibles en los que se indica que las personas con sobrepeso u obesidad no sufren males mayores que los individuos sanos. Recientemente, un trabajo publicado en el Journal of American Medical Association señala que la obesidad solo es peligrosa una vez que se supera el IMC de 35, la llamada de tipo II. En concreto, dice que las personas con cierto grado de sobrepeso tienen menor riesgo de sufrir una muerte prematura que quienes mantienen el peso ideal. Lo cierto es que la diferencia entre unas y otras personas es sólo del cinco por ciento, por lo que las ventajas de estar gordo no son tan significativas como promete la conclusión del estudio.

Sí embargo, en lo que no entra el análisis es en otras cuestiones como la calidad de vida de las personas obesas y las enfermedades asociadas que padecen. Porque cada vez son más las investigaciones que evidencian los males del exceso de peso, sobre todo dentro del conjunto de dolencias agrupadas en el síndrome metabólico (diabetes, hipertensión, aterosclerosis y cardiopatías). Por ejemplo, otro estudio reciente está llamando la atención sobre el número creciente de enfermos de hígado entre personas que no beben alcohol, con síntomas parecidos a los de los alcohólicos.

Las aportaciones científicas constantes nos llevan siempre a la misma conclusión: nunca es tarde para comenzar una dieta y alcanzar un peso adecuado a nuestra constitución y edad. Nunca es tarde para abandonar la vida sedentaria y retomar la actividad física, también acorde con nuestra naturaleza y circunstancias. Jamás me canso de decir a mis pacientes que los beneficios del cambio llegan de forma inmediata y contribuyen a retrasar las temibles enfermedades que surgen como consecuencia de la obesidad. Cualquier día es bueno para empezar.

A %d blogueros les gusta esto: