Saltar al contenido.

Obesidad, estado de ánimo y adicción

En  ocasiones, cuando trabajo con mis pacientes sobre las razones de su sobrepeso, me encuentro con que la relación que mantienen con la comida no es saludable. Y no hablo ya en el plano físico, lo que es evidente desde el momento en que deciden acudir a la consulta. Me refiero a los aspectos psíquicos, a los problemas emocionales que las personas sufrimos en nuestra vida y que tratamos de superar o esconder de muchas maneras. A menudo utilizamos la comida como un refugio que nos proporciona un aparente bienestar y serenidad mientras disfrutamos de los alimentos que nos gustan. Por ejemplo, cuántas veces vemos en las películas al protagonista que se sienta en el sofá con un bote de helado de medio kilo para paliar los efectos de alguna frustración. Es un tópico con el que todos podemos sentirnos identificados alguna vez.

Sin embargo, si esta experiencia se convierte en peligrosa si recurrimos a ella regularmente. Pasamos a sufrir un doble problema: por una parte, nuestro cuerpo comienza a padecer los efectos negativos de tal comportamiento. Y, por otra, no menos grave, caemos en una conducta adictiva propia de las personas que por desgracia han caído en las redes de la drogadicción o el alcoholismo. Así lo apunta un reciente estudio en el que se analiza la dimensión psicológica de la obesidad, entre otros factores. En concreto, el trabajo estudia las consecuencias que la aplicación de la cirugía bariátrica (operaciones de reducción de estómago) tiene sobre el comportamiento alimenticio de los pacientes. Ha descubierto que un número significativo de individuos intervenidos sustituye en parte la comida por el consumo de alcohol. Con ello, sugiere que en estos casos se trata de personas con conductas adictivas que han caído en el abuso de la comida del mismo modo que podían haber incurrido en el abuso de otras sustancias, como las drogas, el tabaco o el alcohol.

En consecuencia, nos alerta de que cuando trabajamos con la obesidad, tenemos que prestar mucha atención a los aspectos psicológicos, en los que puede encontrarse una de las raíces del desorden alimentario. Por eso, cuando decidimos dar el paso de terminar con el sobrepeso, es muy importante comunicar al médico aquellos problemas latentes que pueden estar detrás de los kilos de más. Nosotros siempre estamos dispuestos a escuchar y a ayudar. Y seguramente, haremos un diagnóstico más preciso.

Todavía no hay comentarios

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: